fbpx

La Tamicera

Mujeres y pan

De las manos del hombre

De las manos del hombre nació el pan, y de éste, la civilización. Tal vez no somos lo suficientemente conscientes de que nuestro mundo es como es (más para bien y menos para mal) gracias al pan, gracias a su esencia colmada de creatividad, de necesidades caprichosamente humanas, neopálicas. Con la llegada del pan nos vimos en la necesidad de diseñar, aprender y desarrollar oficios que marcaron una brecha definitiva entre nosotros y los demás animales.

Domesticamos los granos y aprendimos a molerlos; luego, descubrimos la fermentación, y fabricamos hornos; distribuimos y vendimos la materialización de nuestro espíritu y, sin darnos cuenta, comenzamos a organizarnos en comunidades cada vez más visionarias y complejas. En otras palabras, le dimos forma a un alimento que no existía en la naturaleza hasta convertirlo en la base de nuestra dieta. Pasamos de ser recolectores y cazadores a alquimistas, creadores de pequeños universos del tamaño de una hogaza. Tierra, agua, aire, fuego y corazón. Tomamos un poco de cada elemento y concebimos una leyenda llamada pan.

Categorías

Últimas Noticias